¿En qué ando metida? Trabajando y estudiando y estudiando…

Es otoño y veo plantas rodadoras pasar por el blog. Sin apenas darme cuenta, llevo casi dos meses de clase en la EOI y la señora que enseña rápido y mal ha dado 6 temas como si nada.

Ya comenté que la profesora de este año es bastante mala y en su momento dije que no quería faltar a clase, pero no lo he conseguido. Tras dos clases dedicadas a que la profesora corrigiera redacciones mientras los estudiantes esperábamos, empecé a pensar que aprovecharía como mínimo igual de bien el tiempo mirando fijamente una pared. Se ve que mi paciencia tiene un límite y concretamente está en 6 horas de tomadura de pelo. Tampoco es que haya dejado de ir definitivamente, sólo falto días sueltos. Además se puede decir que transformo la desmotivación que me producen las clases en quedarme en casa y avanzar mis otros estudios en vez de perder el tiempo. Es un ciclo muy útil.

En realidad mis otros estudios no son “estudios” de forma literal. Llevo colgado el proyecto de fin de carrera como una losa desde hace dos años. Lo empecé cuando ya estaba trabajando, así que nunca he dedicado un tiempo exclusivo a adelantarlo. Hay muchas otras cosas que quiero hacer y no puedo por no haber terminado la carrera y no tener un título. Y es un fastidio. También sé de compañeros que empezaron a trabajar y se han olvidado del PFC y de las asignaturas que tenían pendientes. Siempre he tenido claro que no quería que me pasara algo así, por eso no lo he dejado de lado aunque avanzara como un caracol. De qué servirían tantos años y tantas horas dedicadas a sacarse una ingeniería si abandonase al llegar a la recta final…

Me siento orgullosa de ser capaz de llevar tantas cosas a la vez. Porque ni el estrés ni la falta de tiempo han podido conmigo hasta ahora. Tengo muchos planes en mente pero vendrán poco a poco. A veces me siento como una hormiga que nunca deja de esforzarse. Por ahora voy a centrarme en terminar algunos planes antes de empezar otros nuevos.

またね。

Fotografía de Leonardo Hwan

Todo lo que deberíais saber sobre mí

Un encabezado bastante misterioso, que más bien parece el título de un thriller o de alguna película romántica. Por qué siempre será tan complicado responder a la pregunta ¿quién soy?

Podría empezar diciendo que soy una mujer. Que soy programadora. Que no soy muy buena escribiendo. Pero soy muy tenaz. También soy (casi) ingeniera de telecomunicaciones. Soy todas estas cosas y otras muchas que ni yo misma sé, aunque lo verdaderamente importante aquí es aquello que me relaciona con Japón y su cultura.

No recuerdo cuándo comenzó. De pequeña no era consciente del origen de aquellos dibujos animados con nombres españolizados que veía a diario en televisión. Y al crecer fui descubriendo todas las maravillas que ese país lejano ofrecía y no han dejado de atraerme: manga, música, doramas y más tarde literatura e historia japonesas. Todavía no he podido viajar allí pero todo se andará…

16230410975_e46f107163_z
Imagen de Moyan Brenn

Hacía tiempo que necesitaba un lugar en el que poder compartir mis progresos estudiando japonés y escribir sobre libros, películas, anime y noticias relacionadas con este país. Un rincón personal, sin grandes complicaciones, en el que publicar sea algo divertido más que una obligación.

¿Os gusta Japón? Espero que me acompañéis en este viaje.