Resultados y verano

Como en la última entrada hablé de los exámenes a los que me he presentado, hoy toca escribir un poquito sobre los resultados. Me he tomado un mes que podría considerarse de vacaciones (de estudiar, no del trabajo), aunque en realidad lo he dedicado a hacer papeleo para preparar el próximo curso.

A finales de mayo, tuve las pruebas de japonés. No tenía demasiadas esperanzas porque no había estudiado de forma regular durante el curso y decidí presentarme en el último momento. Fueron cuatro partes, repartidas en dos días: gramática y kanji, redacción, audición y oral. De esas cuatro conseguí tres aptas y me ha quedado la gramática y los kanji, que evidentemente no me había dado tiempo a memorizar.

Respecto al PFC, lo entregué el 7 de junio y me llamaron para presentarlo a principios de julio. Preparé la presentación, resumí lo que quería decir y lo repetí hasta el aburrimiento. El resultado fue un sobresaliente y un premio mayor, que es terminar la titulación.

Desde entonces he estado realizando trámites para dedicar el próximo curso a aprender cosas que me interesan. Me he matriculado en un máster de economía en la UNED, que pienso que será muy útil para dirigir mi carrera profesional hacia donde considero que debe ir. Es un pasito más en mi camino de hierba.

Y tras el parón de julio, toca dedicar agosto a estudiar japonés. Por ahora lo voy alternando con una de las asignaturas del máster porque no puedo dedicar mucho tiempo seguido a kanji sin saturarme. Aunque llegará el momento en que tenga que dedicar todo el tiempo disponible para llegar a septiembre con los casi 300 kanji aprendidos.

Espero no haberme dormido en los laureles, la verdad. Estoy pensando seriamente volver a las entradas semanales para organizar lo que progreso estudiando. Los voy a titular Los posts de la vergüenza, por las bajas expectativas que tengo de avanzar con este calor insoportable.

Veremos si se cumplen…

Fotografía de Nick Olejniczak

Deja un comentario